lunes, 1 de agosto de 2016

100 DÍAS PARA ENCONTRAR TRABAJO

El camino para conseguir un empleo es duro y tedioso y puede estar lleno de tropiezos. Un joven profesional de medios de comunicación nos enseña cómo transformó la experiencia de buscar empleo en un atractivo blog y una autocampaña personal de masivo éxito en las redes. A fines del verano de 2012, Juan Pedro Gálvez se encontraba desocupado, pero para nada desalentado. Decidió darle la vuelta a su situación buscando algo en que ocupar su tiempo y que le fuera de ayuda para lograr su objetivo de volver a trabajar en los medios. 

Así, si el lector teclea en Google “encontrar empleo”, entre las primeras posiciones aparece una web que se llama 100díasparaencontrartrabajo. Este es el proyecto con el que Juan Pedro irrumpió en las redes sociales y se presentó como un original candidato. Gálvez no ha llevado a cabo ninguna estrategia de posicionamiento web para estar entre los primeros resultados de búsqueda y sin embargo cuenta con un lugar privilegiado por el que muchos pagarían. 

Tardó menos de una semana en construir toda la web con la ayuda de un amigo y confió en el poder de las herramientas digitales pero, sobre todo, en algo que asegura que funciona muy bien: ser transparente y humano. Colgó vídeos que él mismo grabó con una cámara de fotos y editó con un ordenador de sobremesa, ofreciendo promesas si encontraba trabajo en el período de cien días.

Pero los cien días finalizaron y a pesar de suscitar el interés de varias empresas no obtuvo ninguna propuesta en firme, aunque actualmente, trabaja como freelance para algunas compañías y ha creado la suya propia, “La neurona imantada”, un servicio de creación de contenido para marcas y empresas. Juan Pedro ha seguido actualizando el blog a diario ya que todavía sigue teniendo lectores. El secreto del éxito de su web es mostrarse tal y como es.

La historia de Juan Pedro nos muestra que el optimismo, la proactividad y la constancia son las mejores herramientas para alcanzar nuestros objetivos.  El tiempo y la dedicación son las claves.